Hasta hace no mucho, la principal misión de toda empresa o negocio, era vender sus productos o servicios a toda costa. La estrategia de comunicación era casi convencer al usuario por aburrimiento («lo vi tantas veces en la tele, que me lo terminé comprando…») lo que generaba clientes insatisfechos, que ni recomendaban su compra ni volvían a adquirir ningún producto o servicio similar.

Ahora todo cambia a un ritmo vertiginoso. Lo que nos ponemos, lo que consumimos, las bebidas que nos gustan, los sitios que frecuentamos…El más rápido en llegar, sin duda se llevará el gato al agua. Por eso es tan importante invertir en una buena imagen de marca. Pero no cualquier imagen sirve.

A menudo me encuentro con el dilema de diseñar lo que a mi cliente le gusta, pero en realidad, mi misión es diseñar para sus clientes. Cuando emprendes un negocio, es vital, si quieres sobrevivir, conocer a la perfección a tu público. Ningún dato sobra. Desde sus rutinas, productos que consumen, ropa que visten, círculo de amistades, hobbies, nivel económico…Cuanto más te acerques y definas, mejor será la imagen que diseñes para ellos. Quiero decir, si vas a poner un kiosko de chuches y eres fan del heavy metal, pintando el kiosko de negro no vas a atraer a muchos niños…Lo siento, tendrás que empapelarlo con la «Patrulla Canina».

El objetivo final es averiguar con qué producto o servicio nos sentimos cómodos, qué nos hace felices y adaptarlo a un público determinado. También lamento decirte que no es fácil, tendrás que investigar mucho,  realizar experimentos, ensayo y error y con esto ir puliendo tu oferta al público.  Tener una imagen, un logotipo, unas tarjetas bonitas, será la consecuencia de esa investigación y no al revés.

Tu marca será la representante de los valores de tu negocio, por tanto, debes tener estos claros y diáfanos antes de comenzar a crear una estrategia de imagen, comunicación, redes sociales etc… Disparar para todos lados no sirve.

Enamora a tus clientes y no tendrás que volver a salir a vender. ¡Atráelos con tu marca, con tu imagen, con tu buen trato y tus geniales productos! Al principio parece complicado, pero puedo asegurarte, que todos los productos y servicios tienen su nicho y su público. Así que, ¡prepara tus flechas del amor y sal a conquistar a tus clientes!

 

 

 

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.